Sin categoría

EL TÉRMINO VIDEOJUEGO

Tras entender un poco lo que es un videojuego, vamos a centrarnos en el propio término videojuego. Considero que el mismo nombre “videojuego”, tradicionalmente utilizado para nombrar a este arte, supone un lastre semántico importante para su consideración creativa. No digo esto porque sí, sino que se basa en ciertas razones fundamentadas que mostraré a lo largo de este capítulo. Entender los problemas que conlleva el término videojuego puede ayudarnos a lidiar con sus posibles consecuencias e intentar reducirlas y contenerlas en nuestros proyectos.

Las importancias de las palabras

Las palabras importan y mucho, el modo en cómo definimos nuestro mundo físico y abstracto afecta a cómo lo entendemos. Una de las cosas que nos hace humanos, que nos diferencia mayormente de otras especies animales, es nuestra capacidad para crear abstracciones y pensamientos complejos. Todos estos pensamientos usan como base el lenguaje, pensamos en palabras, por lo que no podemos ignorar toda la carga simbólica que tienen dichas palabras. 

El significado de las palabras no es simple y unívoco, sino que depende, en buena medida, de nuestras influencias sociales y culturales y las palabras son la expresión de dichas influencias, por lo tanto son una vía fantástica para el conocimiento al reducir los conceptos complejos a palabras simples, pero debido a dicha simplicidad también conlleva a confusiones que favorecen nuestros prejuicios.

O sea que, al entenderlo todo mediante palabras, palabras que se cargan de significado, no podemos ignorar que nuestro lenguaje se carga de prejuicios. No es lo mismo llamar a una cosa con una palabra que con otra aunque aparentemente sean palabras sinónimas, estas palabras pueden tener una carga ideológica y simbólica que transforme su significado radicalmente. 

Que el lenguaje está repleto de prejuicios lo saben bien desde las diversas luchas sociales, como las luchas raciales, las luchas por los derechos LGTBI o el feminismo; por eso ponen uno de sus focos de lucha en modificar el empleo del lenguaje para eliminar de él toda carga racista, homófoba, machista… Estas cargas se adquieren no de manera consciente, sino de manera inconsciente y social a través del lenguaje, por lo tanto, si se puede usar el lenguaje para educar en la opresión, igualmente una modificación del lenguaje puede usarse para educarse en el respeto y la comprensión de la diversidad.

Connotaciones del término videojuego

Dentro del mundo de los videojuegos tenemos nuestros propios problemas con el uso del lenguaje y el primero de ellos es, precisamente, el uso de la palabra videojuego, una palabra anticuada, surgida en una época en la que a este arte se le consideraba poco menos que un juguete interactivo para niños. Como veremos este problema se acrecienta aún más en español debido a ciertas particularidades culturales y lingüísticas, diferentes a las de la cultura anglosajona.

El uso del término videojuego tiene ciertas connotaciones que no tienen las palabras usadas para referirse a otras artes, que, o tienen palabras propias que vienen de raíces griegas o latinas (pintura, arquitectura, escultura, literatura, música…), o son fundamentalmente descriptivas. De estas últimas cabe destacar por ejemplo la palabra fotografía, esta palabra se compone de las raíces photos (luz), graphein (escribir, grabar) e ía (la cualidad de), es decir, que fotografía se define etimológicamente como la cualidad de escribir-grabar la luz. El término fotografía por lo tanto es puramente descriptivo y simple, sin ningún tipo de connotación que predisponga al medio hacia una ideología o modo de expresión concreto. O sea, que semánticamente el término fotografía sólo define al medio y es el creador el que define con total libertad cuál es el uso que desea hacer de él.

El término videojuego puede parecer similar en cierto modo a fotografía, pues es una palabra compuesta aparentemente descriptiva. Me reafirmo en lo de “aparentemente descriptiva” porque en realidad ambas partes de la palabra videojuego son realmente conflictivas para entender en su conjunto la expresividad del medio, resulta por el contrario una palabra que lo encorseta de una manera no vista en otras artes creativas.

Videojuego se compone, como es obvio de las palabras vídeo y juego, en lenguaje vulgar. Del mismo modo en inglés se compone de sus equivalentes vulgares, video y game. También tiene raíces similares en otros idiomas.

De ambas partes de la palabra obviamente la más conflictiva es la que corresponde a juego. Si atendemos al diccionario de la RAE, de las muchas definiciones de juego la más adecuada es “Ejercicio recreativo o de competición sometido a reglas, y en el cual se gana o se pierde”. En esta definición ya nos encontramos con algunos problemas importantes, pues existen dos opciones diferentes, el juego o es recreativo o es de competición, o sea, que o se trata, como dice el propio diccionario, de una “diversión para alivio del trabajo” en el caso de que sea recreativo, o se trata de una “rivalidad entre los que pretenden una misma cosa” en el caso de que sea de competición.

En esta definición ya estamos dando una serie de prejuicios por sentado, como que al ser un juego, o es divertido, o es competitivo. Pero es más, en la misma definición de juego del diccionario de la RAE también aparecen los términos entretenimiento y el aún más grave de “actividad intrascendente” relacionados con el juego.

Como hemos visto en el capítulo anterior, en realidad el juego es intrascendente pero en un sentido diferente del que se le suele aplicar a nivel social y se refiere más a su desconexión de las actividades cotidianas. El juego tiene una gran importancia en la vida del ser humano, no es un pasatiempo fatuo que se olvida sin más, sí, se puede tomar de este modo, pero también puede tener una gran importancia, por ejemplo como método para adquirir conocimiento, mejorar habilidades tanto físicas como intelectuales, o como interacción social. 

Disfrutamos de los videojuegos por más motivos que el entretenimiento o la diversión, motivos estos “intrascendentes” según el diccionario de la RAE. Por ejemplo, mientras que sí puedo jugar a League of Legends por simple entretenimiento, no lo hago cuando juego a Bury Me My Love, un videojuego sobre los problemas de una refugiada siria en su viaje hacia Europa, en este caso puedo estar buscando conocer mejor la realidad de los refugiados, buscando empatizar, pero claramente no “juego” por pasatiempo.

Me ha costado usar la palabra “jugar” para hablar de Bury Me My Love porque si videojuego tiene un problema de significado, obviamente también lo tiene la palabra jugar, que de nuevo infiere los significados de entretenimiento o diversión. Curiosamente esta palabra supone más un problema en español que en inglés, ya que se usa una palabra mucho más interesante que to game para referirse a jugar, play. Como hemos visto ya play no significa simplemente jugar, sino también actuar, o sea, que al jugar en inglés (playing), estamos actuando también, empatizando de algún modo con lo que se muestra en el videojuego, asumiendo un papel. Por lo tanto, el componente lúdico de play no es el todo del jugar en inglés, sino solo una parte no definitoria, podemos jugar sin entretenimiento, sino como actuación, algo que no sucede en español, donde el término jugar infiere entretenimiento.

El videojuego como actuación

Por consiguiente, considero que el juego tiene más que ver con el videojuego en el sentido de actuación que de pasatiempo, como simulación de vidas tanto realistas como fantásticas, lo que es una constante del videojuego. De hecho el videojuego tiene más que ver con el teatro que con el juego tradicional, sí, tiene un componente lúdico, de pasatiempo, pero la mayoría de videojuegos da una importancia mucho mayor a cosas como la historia o el apartado artístico que lo que podemos ver en los juegos. No debemos ignorar que el jugador se convierte en un actor. Es decir, el videojuego comparte elementos del juego pero no es juego sino, como el teatro, un arte, es expresión puramente creativa de la mente humana.

Sin embargo, el término videojuego representa la imposición de la visión ludológica(1) del medio frente a la artística. Durante gran parte de la historia de los videojuegos, la palabra videojuego ha representado bien lo que suponía esta industria, pero cada vez más dicha palabra se encuentra más y más desfasada, al no atender a una visión total del medio, sino parcial. En la palabra videojuego la parte lúdica del medio está definiendo a todo el medio en su conjunto, ignorando buena parte de su capacidad expresiva para potenciar únicamente las mecánicas jugables. 

Si las palabras marcan cómo vemos las cosas, la palabra videojuego nos está diciendo que el medio sólo ofrece capacidades lúdicas, ignorando todo su potencial expresivo.

¿Qué palabra usar en vez de videojuego?

Imaginemos por un momento que existe un consenso dentro de este medio para dejar de usar el término videojuego para definirlo ¿qué término deberíamos entonces usar en su lugar? Yo no tengo una respuesta a esta pregunta. Lo lógico sería usar un término neutro y puramente descriptivo, en el que tenga espacio desde el videojuego más comercial y lúdico hasta propuestas experimentales con pretensiones artísticas. Deberíamos escapar a la hora de proponer nuevos nombres de los propios prejuicios o visiones personalistas sobre el medio para buscar en su lugar definiciones globales e inclusivas, que carezcan de juicios previos. 

Quizás este libro sería una buena propuesta para establecer un término alternativo, pero ¿qué valor tendría? No sería más que el término empleado por una persona, sin validez real fuera de un estrecho marco de lectores, el consenso para presentar un nuevo nombre debería ser generalizado e igualmente generalizada debería ser la elección del nuevo nombre, surgiendo del debate y no de la imposición personal.

Aún así, siendo realistas, es muy complicado que podamos sustituir el término videojuego por otro de manera realmente funcional, pues aún suponiendo un consenso entre los desarrolladores y demás miembros de la industria, sería muy complicado que la gente de a pie dejara de usar ese nombre, al fin y al cabo se encuentra perfectamente integrado en el lenguaje común. Una propuesta de un nuevo nombre, por lo tanto, tendría más un sentido ideológico y pedagógico sobre la concepción del medio que puramente práctico. Es decir, en este capítulo no pretendo tanto venir a cambiar el término videojuego, culturalmente establecido y que ya define al medio, sino poner bajo juicio de valor una palabra muy imperfecta y que lleva a ciertos prejuicios sobre cómo deben ser los videojuegos (un entretenimiento, algo para divertir, un pasatiempo, una actividad intrascendente).

Los desarrolladores debemos tener en cuenta los prejuicios a los que lleva la palabra videojuego y ser conscientes que desde la industria es necesario hacer mucha pedagogía para que el consumidor y el público en general eviten caer en los prejuicios. No podemos pretender que el videojuego tenga un sentido cultural e incluso artístico mientras que al mismo tiempo no sólo no hacemos nada por evitar ciertos prejuicios sino que los acabamos fomentando por falta de función pedagógica. Es nuestra labor ser conscientes sobre los límites del término videojuego y trabajar para limitar sus negativas consecuencias.

NOTAS: 

  1. En el bloque Ludologismo vs Narrativismo estudiaremos más a fondo dicha visión ludológica.
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.